mudanzas sin estres familia

Mudanzas sin estrés: aliviar la ansiedad de la mudanza en cada miembro de la familia

Facebook
Twitter
LinkedIn

¿Sabías que al estrés de la mudanza sólo le supera el del duelo familiar o la pérdida del trabajo? La carga emocional y el esfuerzo que supone una mudanza para las personas es enorme. Pero, aunque las mudanzas sin estrés puedan parecer una quimera, si nos gestionamos bien (y sobre todo de manera profesional), podremos evitar tensiones innecesarias.

Seguir un plan y mentalizarse

La organización es clave para realizar las mudanzas sin estrés, especialmente cuando se trata de familias. Puedes basarte en esta planificación base.

  1. Haz un esquema con las tareas diarias y quién las realizará, el material necesario, los contactos… Los imprevistos son inevitables, así que recuerda no darles más importancia de la que merecen.
  2. Empieza semanas antes, embalando lo que no necesitéis: libros, recuerdos, adornos, ropa de otra temporada… Si a pesar de todo no dais abasto, no dudes en pedir refuerzos. Estos pueden venir de un amigo que ayude a empaquetar trastos, un cuidador para niños o mascotas o profesionales de mudanzas en quien delegar en tareas como el embalaje de todos los enseres, incluida la ropa.
  3. Céntrate en lo positivo si cunde el desánimo: desde la decoración de la casa y las nuevas relaciones, hasta la oportunidad de hacer limpia de trastos y liberar lastre.
  4. Explora el futuro barrio. Haz un hueco para ir a pasear allí, para eliminar el estrés que genera la mudanza y no sentiros extraños en la nueva ubicación.
  5. Organiza actos simbólicos en familia para despediros de la casa. Hacedlo con gratitud y desead lo mejor para sus próximos habitantes. Luego saludad al nuevo hogar y expresad vuestras esperanzas para el futuro. ¡Empezar con buen pie desde cero siempre es una buena idea!
  6. Invita a familiares y amigos cuando por fin os hayáis establecido. Si no pueden ir, haz una videollamada para enseñarles la casa. Eso genera un vínculo que os hará sentir más cómodos en el nuevo hogar.

Una aventura para los niños

mudanzas en madrid sin estres para toda la familia

Para un niño, una mudanza puede ser dura, pues lo separa de su entorno conocido y sus amigos. Para que los peques vivan las mudanzas sin estrés, los padres deben mostrarse decididos y optimistas, para darles confianza.

También es importante hacerles partícipes: alimenta su expectación, llévalos a visitar la futura casa o enséñales fotos y escucha sus propuestas, sobre todo en lo referente a su cuarto. Les vendrá bien clasificar objetos, etiquetar cajas, y, por supuesto, ocuparse de sus pertenencias. Reservar una caja para los tesoros que cada peque desee llevar personalmente les aporta seguridad y les hace sentirse responsables.

Una buena idea cuando se tienen niños es aprovechar las vacaciones para hacer mudanza. Si bien cuando es muy pequeño se agradece dejarlo en la guardería o el cole, cuando ya tenga algunos años es mejor no romper la rutina del curso: se adaptará mejor a los cambios si los puede asociar al inicio del curso. Por último, en verano es más fácil enviarle unos días con la familia o de campamento, lo que te permitirá centrarte en la mudanza.

Mascotas bajo control

Ignorante de lo que ocurre, tu peludo puede sumirse en la ansiedad y el miedo. Resérvale una habitación donde sentirse seguro con sus cosas. No las laves estos días, pues reconocer su propio olor le relajará cuando todo le sea extraño. También es recomendable dejarle acceso al transportín para que se acostumbre a él.
Llévalo contigo durante el traslado y después evita dejarle mucho tiempo solo, pues según los expertos, lo podría llegar a considerar incluso como un abandono. Puedes leer aquí más consejos para una mudanza con gatos.

Al llegar, no le fuerces a salir del trasportín. Simplemente, ábrelo en una zona segura y deja que salga a explorar cuando quiera. Coloca enseguida sus cosas para que aprenda su ubicación y no le tengáis en cuenta los “accidentes”. Cuando pasen los nervios, la desorientación y el impulso de marcar el nuevo territorio, recobrará sus buenos modales.

Tres consejos básicos para mudanzas sin estrés

  • El papeleo, cuanto antes. Reservar días libres, solicitar permisos, contratar seguros o servicios, modificar documentación… Anota las gestiones que implica la mudanza y hazlas cuanto antes.
  • Ten lo necesario a mano. Lleva en una maleta todo lo básico para el primer par de días: mudas, productos de aseo, medicinas, cargadores, comida para ti y tus mascotas..
  • Haz un pedido antes de mudarte… y pide que lo lleven a tu nueva casa cuando ya estéis allí. Agradecerás no tener que ir a comprar leche, detergente, productos y útiles de limpieza o papel higiénico los primeros días.

Ayuda profesional con la mudanza

mudanzas con plataforma elevadora

Una mudanza puede ser abrumadora. Por eso, contar con una empresa especializada en mudanzas es una de las mejores cosas que puedes hacer: invertir en tranquilidad. En Mudanzas Calleja nos dedicamos desde hace más de 20 años a ayudar a las personas con su mudanza en toda la Comunidad de Madrid (e incluso en el extranjero), por lo que el sector no tiene secretos para nosotros.

Aquí puedes leer opiniones de mudanzas de clientes reales que nos han confiado su traslado de vivienda.

Somos profesionales serios y nos adaptamos a tus necesidades ahorrándote esfuerzo y no pocos quebraderos de cabeza.

¿Necesitas cajas para tus libros? Te las proporcionamos. ¿Un trasportín para tu compañero peludo? Hecho. ¿Alguien a quien confiar el piano de tu abuela o esa vajilla que ha ido pasando de generación en generación? Lo trataremos con mimo y enseguida lo tendrás instalado en casa.

Para tu mayor tranquilidad, contamos con el respaldo de los seguros Mapfre ante cualquier imprevisto.

Consúltanos, pide presupuesto gratuito y descubre que vivir las mudanzas sin estrés y de otra manera más relajada y controlada es posible.

Deja un comentario