Cuándo contratar un guardamuebles sin mudanza: en qué casos puedes necesitarlo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Contratar un guardamuebles sin mudanza es bastante más común de lo que pueda parecer. Son muchas, y muy diferentes, las necesidades de almacenamiento que se nos presentan a las personas y a las empresas, y que en unas circunstancias determinadas un guardamuebles puede solucionar de forma temporal. Pero ¿de qué casos hablamos? Vamos a ver en qué casos concretos contratar un guardamuebles puede ayudar a resolver necesidades especiales…

1. Reformas de viviendas

Las reformas de viviendas son uno de los casos típicos en que recurrir al servicio de guardamuebles se presenta como el mejor recurso para poder proteger los enseres domésticos y los muebles de las obras para que no sufran daños ni estorben.

Porque las reformas integrales de viviendas no se pueden realizar en casas amuebladas por mucho que se quiera… Realmente, comparado con lo que se paga por la remodelación de un piso, el alquiler de guardamuebles es un alquiler muy asequible y la única forma de proteger de forma segura tus muebles y objetos personales y permitir que los profesionales hagan su trabajo con libertad de movimientos y sin obstáculos.

2. Equipos para actividades deportivas o culturales

También los equipos sofisticados, grandes o pesados que se requieren para practicar determinados deportes pueden precisar un almacenamiento especial durante las largas temporadas en que no se practican.

Contratar un guardamuebles es la mejor forma de volver a encontrarlos en perfectas condiciones en la siguiente ocasión que se vuelva a practicar la actividad deportiva, sin posibilidad de que se pierdan, se deterioren o puedan ser sustraídos por estar en cualquier tipo de trastero, almacén o garaje sin vigilancia ni medios de protección contra incendios, robos o cualquier otro tipo de imprevisto.

Por eso, muchos guardamuebles tienen almacenados los equipos deportivos de algunas empresas dedicadas a actividades relacionadas con el ocio que trabajan solo durante una temporada concreta del año: por ejemplo, en invierno, si se dedican a deportes de nieve en estaciones de esquí o en verano, si tienen que ver con otro tipo de actividades relacionadas con el medio acuático…

Nos referimos, por ejemplo, a piraguas, equipos de escalada, de acampada, de esquí, equipamiento para submarinismo… Cualquiera de estas equipaciones deportivas puede estar perfectamente protegida en un guardamuebles mientras no se utiliza en espera de que vuelva la temporada en que la empresa presta sus servicios.

También es una buena opción recurrir a un servicio de almacenaje para equipos de música profesionales: Amplificadores, focos de iluminación para escenarios, mesas de mezcla y demás equipos técnicos, incluso decorados de teatro, útiles de atrezo para festivales o cualquier actividad cultural. El ahorro comparado con el alquiler de un local o trastero es notable y además te aseguras de que tus equipamientos o los de tu empresa están asegurados contra imprevistos y por supuesto, vigilados las 24 horas.

3. Alquilar una vivienda por traslado sin prestar tus muebles

Hay más casos en que contratar un guardamuebles puede ser la solución para necesidades muy concretas… Personas que han tenido que tomar la decisión de marcharse a vivir a otro país por una larga temporada, y han alquilado su vivienda, pero no han querido dejar a los nuevos inquilinos muchos de sus muebles ni objetos más queridos.

¿La solución? Llevarlos a un guardamuebles hasta que puedan volver a ocupar el lugar que merecen en la casa, y en el corazón de sus dueños.

4. Cese de actividad de pequeñas empresas y autónomos

Desgraciadamente, estamos viviendo tiempos inciertos, y son muchas las pequeñas empresas y autónomos que se han visto obligadas a cesar su actividad como consecuencia de la pandemia del Covid-19.

Obligados a dejar los locales en los que desarrollaban su negocio, muchos de estos pequeños empresarios se han visto en la tesitura de guardar su mobiliario específico, sus equipos y herramientas en espera de mejores momentos en los que recuperar su actividad.

En este caso, hablamos de todo tipo de negocios, desde centros de estética a pequeños negocios de hostelería, talleres de reparaciones específicos, etc.

Contratar un guardamuebles puede ser la solución temporal al cese de actividad de los autónomos durante la pandemia. Desde Mudanzas Calleja, les deseamos lo mejor, y que puedan restablecer cuanto antes su negocio.

 Qué hacemos por ti al contratar un guardamuebles en Madrid

En Mudanzas Calleja, somos conscientes de lo que implica que nuestros clientes nos confíen muchos de sus bienes más preciados para guardar y almacenar durante un periodo de tiempo. Por eso, nuestro servicio de guardamuebles cuenta con todas las garantías, desde equipos de extinción de incendios a vigilancia 24 horas y seguro.

Se trata de un servicio de guardamuebles modular, en el que cada cliente cuenta con un contenedor totalmente independiente, con el volumen que necesite. Estos espacios están perfectamente aislados para no sufrir con la humedad y mantener siempre una temperatura constante, a salvo del frío y el calor excesivos.

Nuestro guardamuebles está pensado para almacenaje de larga estancia en el que no se precise un acceso constante.

Aquí te hemos dado explicado varias necesidades habituales en que nuestros clientes precisan contratar un guardamuebles en Madrid. Pero si tienes un caso diferente, y crees que también es una solución para ti, no lo dudes y llámanos. Podemos aclararte tus dudas, y darte información detallada sobre los precios sin ningún compromiso. Llámanos.

Deja un comentario

Debes aceptar el uso de cookies para seguir navegando. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar